jueves, diciembre 04, 2008

Las patentes - un problema legendario



En este mundo, donde las personas que tienen el suficiente dinero quieren patentarnos hasta las ganas de comer (o descomer), donde el dinero y las leyes, se ponen a servicio de los milenarios millonarios, nos podemos remontar a un caso legendario; Mucha gente atribuye a Alexander Graham Bell el revolucionario invento del teléfono y por ende las telecomunicaciones, sin embargo y de forma muy injusta la historia olvido entre laureles la existencia del verdadero inventor del teléfono; el Italiano Antonio Meucci, quien por preocupaciones económicas, nunca pudo patentar el aparato.
Sin duda, esto nos da una pequeña idea de como, las personas que tienen dinero siempre han intentado patentar la creatividad e imaginación, de los economicamente menos afortunados, cuantos pequeños pero revolucionarios científicos habrán hecho mas ricos, a IBM, Microsoft y Apple, a cambio de migajas comparandolas con las ganancias que estos gigantes obtienen.
En fin, creo que las patentes fueron diseñadas para defender el esfuerzo y reconocer la creación de los inventores, pero como muchas cosas, siempre existe un abogado que sepa poner las leyes a favor del capital y que saque su buena tajada.

Bibliografía:
http://www.josepino.com/discover/?who_invented_telephone
http://www.wisegeek.com/was-alexander-graham-bell-the-real-inventor-of-the-telephone.htm

2 comentarios:

Gabriel S. dijo...

Pues si es una verdadera pena que los autores originales de una invención sean olvidados solo porque alguien se adelanto con capital a copiar la idea. Pero al final contribuyó a la modernidad de nuestra sociedad. No todos somos reconocidos en la historia pero al final hay un Dios que lo ve todo. Está bonito ese tema loco.

Ingeniero traductor dijo...

En mi opinión el sistema de patentes funciona relativamente bien, y constituye una fabulosa fuente de información.